COMUNIDAD

Estudiantes, docentes e investigadores y personal de administración y gestión constituimos esta Comunidad Complutense y nuestras necesidades y funciones son complementarias y no pueden ser entendidas de manera aislada.

De ahí que no seamos grupos inconexos, sin interrelación, coordinación o en competencia. Como comunidad universitaria, debemos seguir defendiendo nuestra autonomía y nuestro carácter público, con un modelo de gobernanza que asegure que cada una de las personas que forman parte de la Complutense es reconocida y considerada como un activo imprescindible. La manera en la que nos gobernamos como comunidad es vital para que podamos proyectar a nuestra universidad al lugar que le corresponde.

La Complutense está hecha de historia, de patrimonio, pero antes que nada está hecha de personas y de proyectos. Somos lo que pensamos, proyectamos y defendemos como individuos y también como colectivo, desde nuestras facultades, departamentos, unidades o servicios.

Para hacer de la Comunidad Complutense un entorno eficiente y armónico, tenemos que potenciar la autonomía en la gestión académica de los centros y departamentos; simplificar al máximo los trámites burocráticos internos y eliminar los que no sean necesarios; dotar a las facultades y a otros centros del personal y los recursos adecuados para el desempeño de sus tareas, y hacer de los Campus, Facultades, Departamentos y Centros entorno saludable y de bienestar laboral en la UCM.

Es imperativo que la comunidad Complutense crezca en Igualdad y Diversidad. Para ello hay que diseñar y aprobar un Plan estratégico de Acoso, que, entre otras medidas, incluya un plan de actuación ante el acoso sexual y/o sexista que cumpla con la normativa estatal, con un un protocolo de acompañamiento a las víctimas; desarrollar un Plan estratégico de igualdad y diversidad que muestre y dé valor al trabajo de las mujeres en la comunidad universitaria complutense, que visibilice la diversidad sexo-genérica y a las distintas realidades LGBTIQ+ de nuestra comunidad y así garantizar una comunidad más igualitaria, justa, plural, diversa, inclusiva y solidaria, y que mejore y garantice medidas específicas para la diversidad funcional y así asegurar la accesibilidad universal en todas las instalaciones y titulaciones de nuestra universidad.  Sin olvidar, por supuesto, el Plan estratégico de Políticas Sociales como protocolo especial de ayuda, acompañamiento y acogida de estudiantes refugiados que hayan tenido que huir de su país de origen por cuestiones relativas a orientación sexual y/o identidad de género.

Como una gran universidad urbana, debemos aspirar a convertirnos en un centro de irradiación de cultura para nuestra ciudad. La Complutense debe estar a la vanguardia de la creación artística (artes visuales, escénicas, plásticas, literatura, música, etc.) apoyando las propuestas que surgen de los diferentes colectivos y centros de la UCM. Nuestra Comunidad Complutense está integrada por PDI, PAS y Estudiantes.

Propuestas

Para fortalecer nuestra Comunidad es necesario un gran conjunto de medidas en estos tres colectivos, de todas las cuales extractamos las más importantes, en la idea de que todas redundan en el bien integral del conjunto:

  1. Elaborar un Plan estratégico PDI consensuado para ajustar la actual distribución de las figuras del PDI en la UCM a los requisitos que establece la LOSU.
  2. Proponer y acordar un PDA estable de forma que, con bases plurianuales, el profesorado conozca con antelación el volumen de docencia que debe impartir.
  3. Armonizar la docencia mínima que se debe impartir entre departamentos y centros, de forma que se comience un proceso de igualación progresiva en la cantidad de docencia que se imparte entre los centros de la UCM y se asimile también al resto de universidades públicas madrileñas y al marco legislativo de la LOSU.
  4. Diseñar una política transparente de promoción y retención del talento mediante la agilización de la carrera académica, eliminando los periodos de espera innecesarios entre figuras de PDI, revisando las pasarelas de estabilización y promoción.
  5. Establecer contratos de duración máxima de 4 años para los PAD, eliminando los contratos 2+2 (+1), ofreciendo mayor estabilidad a este colectivo, acelerando el proceso de estabilización para igualarlos a otros PAD nacionales y facilitando el acceso al pleno reconocimiento de la actividad investigadora a través de los sexenios.
  6. Elaborar en el Plan estratégico PDI, medidas de renovación de la plantilla mediante dotaciones de plazas de nueva creación, tanto de profesores jóvenes (PAD, estabilización de jóvenes investigadores) como seniors, buscando la atracción y retención de talento tanto nacional como internacional e incorporando la figura de profesores distinguidos establecida en la LOSU.
  7. Acentuar el reconocimiento de la labor docente, además de los parámetros establecidos en el programa DOCENTIA-UCM.
  8. Actualizar los indicadores y formas de evaluar para evitar sesgos entre los distintos ámbitos de conocimiento, especial en las áreas de Ciencias Sociales y Humanidades.
  9. Impulsar el diálogo con el Ministerio de Universidades para el reconocimiento I3 de nuestros/as investigadores/as y los procesos de estabilización de nuestro PDI más joven.
  1. Diseñar y aprobar el Plan estratégico PAS que incluirá una completa RPT tanto de PAS funcionario como de PAS laboral, para optimizar la estructura administrativa y de servicios mediante una adecuada relación de puestos de trabajo basada en verdaderas cargas de trabajo, lo que requiere un análisis objetivo y profundo que refleje también las necesidades surgidas y no atendidas hasta ahora (tanto en centros como en servicios centrales).
  2. Planificar la plantilla a partir de unas nuevas RPT que sean más transparentes y eficientes.
  3. Realizar revisiones periódicas cada RPT, entendida como estructura dinámica, adaptada a nuevas necesidades en la gestión universitaria y como herramienta de gestión para la monitorización de necesidades.
  4. Fijar claramente en cada RPT las funciones de las tareas administrativas y de gestión de responsabilidades propios, así como de aquellos complementos retributivos que conlleven, respetando en todo caso la carga laboral, la responsabilidad y la exigencia en su desempeño.
  5. Consensuar la nueva y completa RPT tanto de PAS funcionario como de PAS laboral con los representantes de los trabajadores.
  6. Desarrollar el proceso de funcionarización voluntario del PAS laboral negociado con los representantes de los trabajadores a partir de un proceso sostenible.
  7. Equilibrar en cada una de las OEP las plazas de nuevo ingreso y las plazas de promoción interna.
  8. Enriquecer la oferta de formación para el puesto de trabajo y el desarrollo profesional de calidad, vinculada a los procesos de trabajos y de transformación necesarios en la Universidad.
  9. Establecer una política clara en materia de teletrabajo, en la que deberá primar la cobertura de todas las necesidades de la Universidad y la garantía de atención al público, como servicio público que es.
  1. Aprobar un Plan estratégico Estudiantes que incluya un plan global de orientación y atención del estudiante UCM, una red en centros que fomenten procesos de mentoría y acción tutorial, y que incluya también los procesos de inserción laboral.
  2. Realizar un estudio en profundidad, con la participación de los y las estudiantes, sobre los motivos de elección, necesidades y expectativas sobre los estudios en la Complutense.
  3. Establecer un canal dinámico y activo para identificar y canalizar las demandas y problemas de Estudiantes.
  4. Fomentar la participación activa de los y las estudiantes en la actualización de una oferta académica de estudios que reflejen nuevas necesidades sobre prácticas (curriculares, extracurriculares e internacionales), atracción de estudiantes y empleabilidad.
  5. Consolidar y reforzar los programas de becas y ayudas existentes a la luz de la información social y académica recabada por el Observatorio del Estudiante UCM
  6. Establecer nuevas ayudas estratégicas para poder atender a las nuevas necesidades y oportunidades relacionadas con la movilidad internacional.
  7. Atender a las condiciones de los servicios para la vida de los y las estudiantes en su día a día, como horarios y disponibilidad de salas de estudio y bibliotecas (especialmente en los períodos de exámenes), instalaciones deportivas y culturales, movilidad entre los campus de la UCM, etc.
  8. Fomentar la participación de los y las estudiantes en la vida universitaria, ampliando la implicación de todos y todas y mejorando la atención a las asociaciones UCM a través del establecimiento de una plataforma de promoción de sus actividades coordinada desde La Casa del Estudiante.
Y todo ello en pro de mejorar la vida cotidiana y la proyección futura de esta gran Comunidad Complutense, a partir de una base sólida de Gobernanza, regida por estas medidas clave:
  1. Elaborar un Plan Estratégico General de la UCM acordado con todos los agentes de la universidad, que permita el doble objetivo de situar a nuestra universidad frente a los retos y desafíos que tenga planteados y que sirva de herramienta para la priorización de objetivos y programas.
  2. Negociar, dentro del modelo económico de las universidades públicas de la Comunidad de Madrid, la financiación suficiente y adecuada en el Capítulo I, siempre en función de la importancia y número de la plantilla, adquiriendo el compromiso de adecuación del gasto público a las verdaderas necesidades, sin derroches y sin personalización de salarios.
  3. Utilizar herramientas de gestión de la gobernanza accesibles a toda la comunidad universitaria y que permitan la transparencia máxima en todos los proyectos realizados en la universidad (avance de estos, presupuesto empleado y previsto)
  4. Realizar una auditoria económica, al menos, al inicio y al final del mandato, con el objetivo de facilitar información transparente a la comunidad universitaria.